• Imprimir

La vacunación contra el virus del papiloma humano, asignatura pendiente en los países en vías de desarrollo

Según un estudio publicado en la revista The Lancet Global Health encabezado por Laia Bruni de la Unidad de Infecciones y Cáncer del ICO, demuestra que los programas de vacunación que se han implantado en varios países desde el año 2006 han hecho que la inmunización contra el virus del VPH se haya extendido en los últimos años. Sin embargo, la cobertura vacunal a nivel global resulta insuficiente.

27/06/2016 11:06
La vacunación contra el virus del papiloma humano, asignatura pendiente en los países en vías de desarrollo

La vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) se ha implantado en varios países aumentando el número de mujeres inmunizadas contra el virus pero aún es escasa en los países en vías de desarrollo. Así lo demuestra un estudio publicado por la revista médica The Lancet Global Health, encabezado por la investigadora Laia Bruni, de la Unidad de Infecciones y Cáncer del Instituto Catalán de Oncología.

El estudio analiza los datos de cobertura en 64 países en los que se han implantado programas de vacunación a nivel nacional y 4 países en los que existen programas subnacionales.

Según este estudio desde el mes de junio del año 2006, fecha en la que se autorizó la administración de la vacuna, unos 118 millones de mujeres de todo el mundo han entrado en los programas de vacunación pero sólo un 1% provienen de países en vías de desarrollo. El trabajo detalla que unos 47 millones de mujeres han sido finalmente vacunadas de manera completa y, en total, unos 59 millones han recibido al menos una dosis de la vacuna.

Aún falta mucho por hacer en los países subdesarrollados
Esta es una de las conclusiones que han llegado los promotores del estudio. Las poblaciones con mayor incidencia y mortalidad por el virus del VPH- países de rentas bajas y medias/bajas- aún quedan desprotegidos ante la enfermedad ya que no se han introducido los programas suficientes de vacunación.

Por otra parte, se espera que el impacto de la vacuna sea mayor en los países con ingresos medios-altos, a pesar de tener un menor número de mujeres vacunadas, que los de rentas más altas, ya que se concentran una mayor incidencia mayor a las enfermedades vinculadas a esta infección, como el cáncer cervico-uterino.

Según los promotores del estudio, en estos momentos se debe trabajar para aumentar la introducción de la vacuna en países en vías de desarrollo y, por otra parte, mantener y mejorar las coberturas en los países que ya lo han introducido.